Atmósfera de Mercurio

La exosfera de Mercurio está formada por una variedad de especies procedentes del viento solar o de la corteza planetaria. Los primeros componentes descubiertos fueron el hidrógeno atómico (H), el helio (He) y el oxígeno atómico (O), que fueron observados por el fotómetro de radiación ultravioleta de la sonda espacial Mariner 10 en 1974. Se estimó que las concentraciones cercanas a la superficie de estos elementos variaban entre 230 cm-3 para el hidrógeno y 44.000 cm-3 para el oxígeno, con una concentración intermedia de helio. En 2008, la sonda MESSENGER confirmó la presencia de hidrógeno atómico, aunque su concentración parecía mayor que la estimada en 1974. Se cree que el hidrógeno y el helio exosféricos de Mercurio provienen del viento solar, mientras que el oxígeno es probablemente de origen crustal.

Ca y Mg en la cola

La cuarta especie detectada en la exosfera de Mercurio fue el sodio (Na). Fue descubierta en 1985 por Drew Potter y Tom Morgan, que observaron sus líneas de emisión Fraunhofer a 589 y 589,6 nm. La densidad de columna media de este elemento es de aproximadamente 1 × 1011 cm-2. Se observa que el sodio se concentra cerca de los polos, formando puntos brillantes. Su abundancia también aumenta cerca del terminador del amanecer en comparación con el terminador del anochecer. Algunas investigaciones han afirmado que existe una correlación entre la abundancia de sodio y ciertas características de la superficie, como Caloris o los puntos brillantes de radio; sin embargo, estos resultados siguen siendo controvertidos. Un año después del descubrimiento del sodio, Potter y Morgan informaron de que el potasio (K) también está presente en la exosfera de Mercurio, aunque con una densidad de columna dos órdenes de magnitud inferior a la del sodio. Por lo demás, las propiedades y la distribución espacial de estos dos elementos son muy similares. En 1998 se detectó otro elemento, el calcio (Ca), con una densidad de columna tres órdenes de magnitud inferior a la del sodio. Las observaciones de la sonda MESSENGER en 2009 mostraron que el calcio se concentra principalmente cerca del ecuador, al contrario de lo que se observa para el sodio y el potasio. Otras observaciones realizadas por Messenger en 2014 señalan que la atmósfera se complementa con materiales vaporizados fuera de la superficie por meteoros tanto esporádicos como en una lluvia de meteoros asociada al cometa Encke.

En 2008 el Espectrómetro de Plasma de Imagen Rápida (FIPS) de la sonda MESSENGER descubrió varios iones moleculares y diferentes en las proximidades de Mercurio, incluyendo H2O+ (vapor de agua ionizado) y H2S+ (sulfuro de hidrógeno ionizado). Sus abundancias en relación con el sodio son de aproximadamente 0,2 y 0,7, respectivamente. También están presentes otros iones como H3O+ (hidronio), OH (hidroxilo), O2+ y Si+. Durante su sobrevuelo en 2009, el canal del Espectrómetro Ultravioleta y Visible (UVVS) del Espectrómetro de Composición Atmosférica y Superficial de Mercurio (MASCS) a bordo de la nave espacial MESSENGER reveló por primera vez la presencia de magnesio en la exosfera mercuriana. La abundancia cercana a la superficie de este nuevo componente detectado es aproximadamente comparable a la del sodio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *