¿Es usted un narcisista encubierto? Aquí hay señales

Para los no iniciados, el narcisismo encubierto también se llama narcisismo vulnerable o narcisismo hipersensible. Un narcisista encubierto se siente como el genio más incomprendido, la persona más fea de la habitación o la que más sufre. Se puede pensar en ellos como personalidades ruidosas y jactanciosas. El narcisismo encubierto tiene muchos de estos rasgos, pero tienden a ser más callados y tímidos que otros tipos de narcisistas. Es importante reconocer lo que es el narcisismo encubierto y cómo tratar con él. Así que aquí hay algunas señales que te ayudarán.

– Están constantemente celosos: Los narcisistas encubiertos suelen tener envidia de los talentos de otras personas, de su capacidad para establecer relaciones profundas y de sus posesiones. Los narcisistas encubiertos creen que merecen lo que otras personas tienen y tienden a ponerse celosos cuando no lo consiguen.
– Creen que son singularmente miserables: Los narcisistas encubiertos son más inseguros y prudentes. Por lo general, no se sienten bien consigo mismos en absoluto y están de acuerdo con sentirse diferentes a la mayoría de la gente todo el tiempo.
– Se creen superiores a los demás: Aunque se callen, se creen superiores a los demás. Suelen mostrarse tímidos, pero en su cabeza creen que están por encima de todos. Esto puede provenir de su profunda inseguridad.
– Son débiles para construir relaciones significativas: Los narcisistas encubiertos tienen un sentido de sí mismos poco realista y extremadamente frágil. Esto lleva a una falta de compromiso con el mundo. Esto, combinado con una falta general de empatía, hace casi imposible que estas personas se conecten con otros de manera significativa.
– Son hipersensibles a las críticas: Su incapacidad para manejar las críticas es un gran signo de narcisismo encubierto. El narcisista encubierto tiende a llevar su corazón en la manga y por lo tanto, a menudo son fácilmente heridos. A menudo utilizan esto como una forma de llamar la atención de los demás o simplemente para presentarse como una víctima.
– Son pasivo-agresivos: Este es un rasgo muy común de un narcisista encubierto. Como cualquier otro narcisista, el narcisista encubierto puede ser antisocial y mezquino. Pero su naturaleza tranquila significa que estos comportamientos son generalmente pasivo-agresivos.
– Carecen de límites: Los narcisistas encubiertos creen que sus experiencias son mucho más importantes y difíciles que las de los demás. Te llamarán todo el tiempo para hablar de cómo su vida es tan complicada para ellos y cómo están sufriendo. Hacen esto con un completo desprecio por tu parte de la conversación o tu tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *