Esto es por qué te pica y por qué rascarte te hace sentir tan bien

Tener un picor es una experiencia intensa y frustrante – especialmente si rascarse sólo lo empeora.

Pero hay ciertos trastornos que realmente hacen que las personas tengan un picor incontrolable sin alivio. En un estudio de caso, una mujer tenía tal picor en el cuero cabelludo que se rascaba hasta el cerebro.

Entonces, ¿cómo se originan estos trastornos? Todo se remonta a por qué nos pica en primer lugar, como explica este vídeo de It’s Okay To Be Smart.

El picor es una sensación increíblemente extraña que los científicos aún no comprenden del todo.

La sensación de picor se conoce técnicamente como prurito, y se cree que ha evolucionado como una forma de proteger la piel -nuestro órgano más grande- de los parásitos y de la acumulación de células muertas.

Después de todo, todos nuestros otros órganos están escondidos de forma segura dentro de nuestro cuerpo, donde pueden estar totalmente protegidos por el sistema inmunológico. Pero nuestra piel es nuestra primera línea de defensa, constantemente en contacto con el mundo exterior, por lo que tiene sentido que haya evolucionado algunas formas únicas de mantenerse intacta.

También explica por qué el picor es contagioso – en los días del paleolítico, cuando todos vivíamos en lugares cercanos, si veías a un compañero de tribu infestado rascándose, tendría sentido que tú también empezaras a rascarte, con el fin de evitar ser mordido o infectado por lo que sea que le estaba molestando.

Pero eso no explica por qué el picor produce una sensación tan única y enloquecedora.

Como explica el vídeo, hasta hace una década los científicos pensaban que el picor era simplemente otro tipo de dolor más leve, que utilizaba los mismos receptores de la epidermis que transmiten mensajes químicos y eléctricos a la columna vertebral y al cerebro para indicar que algo duele.

Pero ahora sabemos que el picor tiene sus propios circuitos específicos, que implican sus propias sustancias químicas y células.

Y aunque todos tenemos diferentes respuestas al dolor, compartimos una respuesta universal al picor.

Rascarse.

Resulta que rascarse sienta tan bien porque hace que una señal de dolor de bajo nivel se dispare hasta el cerebro y anule la señal de picor para proporcionarnos alivio. Por eso, pellizcar o abofetear el punto de picor también puede funcionar.

Desgraciadamente, algunas de esas sustancias químicas aliviadoras, incluida la serotonina, pueden facilitar que la señal de picor se vuelva a activar.

Por eso es habitual que rascarse provoque más picor, lo que desencadena un círculo vicioso que los científicos llaman el ciclo picor-rascado.

Los daños en los nervios implicados en ese ciclo pueden dar lugar a un picor incontrolable, sin ningún estímulo; cuando esto ocurre, se conocen conjuntamente como trastornos del prurito.

Hay muchas razones por las que se producen, y a veces los investigadores ni siquiera conocen la causa. Algunos pueden ser causados por infecciones virales que afectan al sistema nervioso, como el prurito postherpético, que puede ser desencadenado por el herpes zóster.

También hay condiciones como el prurito braquiorradial, que es causado por un nervio restringido en el cuello. Y el prurito acuagénico, que es el picor experimentado tras el contacto con el agua. Algunos casos se han relacionado con una rara condición en la que el cuerpo tiene demasiados glóbulos rojos.

Todos estos trastornos pueden dejar a las personas con un picor frustrante, a menudo sin una causa obvia y potencialmente sin alivio, también.

En un caso extremo, una mujer que había sufrido herpes zóster tenía tal picor en el cuero cabelludo que en un año se había rascado «sin dolor» directamente a través del cráneo y hasta el cerebro.

Entonces, ¿qué puedes hacer para aliviar el picor? Dejaremos que veas el vídeo de arriba para saber más, pero la buena noticia es que hay varios tratamientos que puedes probar.

Además, los científicos siguen aprendiendo más todo el tiempo sobre nuestra curiosa y única respuesta al picor, por lo que en el futuro podríamos finalmente ser capaces de desactivar el picor incontrolable para siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *