Mi vida se está desmoronando. Aquí tienes 10 maneras de recomponerla

No hay sensación peor que ese pozo en el fondo del estómago cuando finalmente has tocado fondo. Es un lugar oscuro ahí abajo. No hay luz al final del túnel. No hay nada más que un lugar oscuro, oscuro. Los días parecen hacerse más largos. La tristeza se cierne sobre ti. Por mucho que intentes mantener las cosas en su sitio, no puedes evitar que se deshagan y se alejen de tu control. Cada vez que siento que mi vida se desmorona, siempre hago estos pasos exactos para ayudarme a volver a levantarme. Sigue leyendo si estás buscando recomponer las cosas.

Aplicación de meditación gratuitaDeclutter The Mind es una aplicación que te enseñará a meditar, te ayudará a crear el hábito de una práctica regular, y a expandir tu mente a las enseñanzas de la atención plena.

Mi vida se está desmoronando. Aquí tienes 10 maneras de recomponerla.

#1. Lee un gran libro

Cuando mi vida se desmorona, es porque me he quedado en mi mente un poco más de lo que debería. Y una vez que te has quedado más de lo debido, tu mente te atrapará en este círculo vicioso negativo que te hace caer en una espiral de depresión o estado de ansiedad más profunda. Por lo tanto, puede ser una buena idea hacer la transición de tu mente a la mente de otra persona, al menos por un tiempo. Una gran manera de hacerlo es a través de un buen libro.

Personalmente, uno de los mejores libros que leerás es «Meditaciones» de Marco Aurelio traducido por Gregory Hays. Es básicamente su diario tratando de convencerlo de que cambie su comportamiento. No estaba destinado a ser leído por nadie, pero era tan bueno que muchos en el mundo lo han leído. Otro gran libro que disfrutarás es «Cambia tus preguntas, cambia tu vida» de Marilee Adams que trata sobre la transición de tu perspectiva por el conjunto de preguntas que te haces. Y la última recomendación de libro para ayudarte cuando tu vida se desmorona es «Nonviolent Communication» de Marshall B. Rosenberg. Estos tres libros son realmente excelentes para ayudarte a obtener una nueva perspectiva, cambiar tu enfoque y volver a levantarte.

Consigue una ayuda cuando sientas que tu vida se está desmoronando

#2. Busca ayuda profesional

La mayoría de las veces, cuando mi vida se desmorona, intento ser mi propia heroína y resolver los problemas yo misma. Pero estar en medio de los problemas no me permite tener una buena caja de resonancia que me asegure que tomo la decisión correcta. Y así, a pesar de los intentos de hacer desaparecer mis problemas, normalmente sólo los empeoro. Y es entonces cuando tiene que llegar la ayuda profesional para salvar el día. El motivo de compartir este antídoto es para que sepas que no pasa nada si necesitas acudir a un psicoterapeuta, a un consejero familiar o matrimonial, o a algún otro experto profesional para obtener la ayuda que necesitas.

A veces, estás tan metido en las arenas movedizas que no hay forma de que puedas salir por ti mismo. Las personas están destinadas a ayudarse mutuamente. Así que no tengas miedo de pedir ayuda si la necesitas. Es mejor tener una visión objetiva de la situación para que tus pensamientos no te lleven a una espiral tóxica de falsedades. Ya sabes de qué hablo. Ese momento en el que tus pensamientos se apoderan de ti y todo son conversaciones negativas sobre ti mismo, sobre la persona con la que podrías tener un conflicto, sobre el mundo, la luna y las estrellas. Deja la pala de tu mente y busca esa segunda opinión sobre cómo rehacer tu vida. Puede que tengas que reconstruir las cosas por el camino lento y doloroso, pero las subidas siempre duelen cuando estás fuera de forma.

#3. Cuida tu salud mental

Tu salud mental es un ingrediente clave en tu éxito cuando la vida se desmorona. El mayor enemigo que causa el drama en tu cerebro son tus pensamientos. A veces rebotan en todas las paredes y te hacen pasar por una lista de lavandería de todo lo que apesta sobre ti y tu situación. Te distraen hasta el punto de que no acabas cuidando de ti mismo, simplemente empeoras. Y así es como has acabado aquí, en el fondo. Pensamientos estúpidos. Así que cada vez que ese diablillo se salga por la tangente, vas a tener que aparecer por allí y gritar «cállate ya». No lo hará. Y es entonces cuando tienes que empezar a hacer cosas como meditar, hablar con un amigo para tener una visión objetiva, reconocer cuando estás catastrofizando y quizás consultar un libro de terapia cognitiva conductual (TCC).

#4. Deja ir las cosas que no puedes controlar

Cuando la vida se desmorona, lo que más deseas es lo único que no puedes tener: el control. Quieres hacer que el dolor se detenga. Quieres volver a donde estabas hace un año o hace diez años. Quieres congelar el tiempo para poder tomarte ese segundo para simplemente llorar o gritar o respirar.

Pero el tiempo no se detiene. No podemos traer de vuelta a la gente que hemos perdido. No podemos obligar a quedarse con nosotros a personas que están desesperadas por irse. A veces incluso es difícil conseguir que las voces gritonas de tu cabeza se callen para poder pensar con claridad. La vida es muy corta. Y, diablos, sí que da miedo. Pero podemos tratar de controlar las cosas que no podemos controlar y pasarnos la vida entera miserablemente o podemos controlar lo que podemos controlar y aceptar que algunas cosas simplemente no están en nuestro poder y encontrar la paz.

Todo lo que tenemos ahora es este momento y ya sabes que está pasando mientras lees esto. Pero si intentas afrontar tu vida momento a momento, puedes volver a levantarte juntos.

Tal vez tu pareja quiera divorciarse o tal vez hayas perdido a alguien que querías por un cáncer, y es doloroso y quieres que las cosas sean como antes. Pero no puedes esconderte en el pasado. Simplemente ya no existe. Pero todavía tienes estos momentos. Todavía tienes tu vida. Todavía tienes este momento para ver la puesta de sol, hacer movimientos de baile tontos, inspirar a la gente que te rodea, ayudar a la gente que está sufriendo, mostrar a la gente lo que es el amor y encontrar la felicidad en el dolor. El mundo te necesita muchísimo. Pero necesita que vivas en este momento, así que deja de esconderte en el pasado. Ya no perteneces a ese lugar.

#5. Haz lo que no quieres hacer

Cuando tu vida se desmorona, a menudo hay cosas que realmente no quieres hacer. Quizás te niegas a ceder ante la realidad de una situación o quizás estás tan deprimido que has dejado de cuidarte. Pero la verdad es que para salir de esa situación desagradable que estás atravesando vas a tener que hacer esas pequeñas cosas que no quieres hacer. Como levantarte de la cama por la mañana, ponerte la ropa, ducharte, hacer una comida sana, escuchar la petición constante de alguien y cumplirla, y todo ese rollo. Esas pequeñas cosas pueden parecer pequeñas, pero son pasos realmente importantes para reconstruir tu vida. Puede ser difícil hacer esas cosas, pero son necesarias.

Levantar pesas y mantenerse en forma puede ayudar cuando tu vida parece desmoronarse

#6. Cuida tu salud física

Cuando la vida se desmorona, es importante cuidar tu salud física. Eso significa, cocinar comidas saludables en lugar de pedir comida para llevar otro día más. Eso significa salir a dar un largo paseo o a correr al aire libre para respirar ese aire fresco. También significa tomar las escaleras en lugar del ascensor o las escaleras mecánicas. También puedes ir al gimnasio a hacer ejercicio.

O si realmente no estás preparado para salir al exterior todavía, poner una lista de reproducción de ejercicios de YouTube que hagas desde casa. Mis favoritos son los vídeos de entrenamiento de Zumba. Son muy divertidos para bailar y no necesitas ningún equipo. Al cuidar tu salud física, previenes otros problemas potenciales que te darán una patada mientras estás deprimido. También ayudas a mantener tu cuerpo fuerte en caso de que la causa de tu frustración esté relacionada con la salud. Otra razón por la que es bueno cuidar de tu salud física cuando tu vida se está desmoronando es porque durante el ejercicio puedes conseguir que fluyan endorfinas que te hacen sentir bien. Puede que no lo sientas el primer día, pero después de un esfuerzo diario constante, empezarás a sentirte más feliz.

#7. Medita

Para ser sincero, cuando mi vida se desmorona suelo evitar la meditación. Me da miedo estar a solas con mis pensamientos. La mente es un lugar que da miedo. Pero hace poco descubrí las meditaciones guiadas de bondad amorosa que te ayudan a recorrer cómo expresar compasión hacia ti mismo, hacia las personas que te importan, hacia alguien con quien no te llevas bien y hacia una persona neutral como alguien con quien te cruzas en la calle.

Las meditaciones de bondad amorosa no consisten en sentarse y respirar profundamente. Hay ideas que se te dan para que te centres en ellas y no estés solo con tus pensamientos tóxicos. Es una meditación muy buena para practicar cuando tu vida se está desmoronando y estás tratando de encontrar una manera de devolver la positividad a tu vida. Al expresar compasión a los demás (y a ti mismo), te reconstruyes lentamente. Y como la meditación ayuda a recablear el cerebro, te ayuda a ser una persona mentalmente más fuerte con el tiempo.

#8. Presta atención a las necesidades de todos

La mayoría de las veces, cuando nuestra vida se desmorona, es porque no nos fijamos en las necesidades de las personas (y sí, eso también incluye las nuestras). Las peleas, las rupturas y las relaciones que se desmoronan suelen ser causadas por la falta de comunicación. Y aunque seamos seres sociales, no todos somos los mejores comunicadores. Y esa falta de comunicación a menudo conduce a la tensión, el dolor y la frustración. El libro de Comunicación No Violenta que recomendé en la primera sección de este artículo fue uno de los libros más reveladores que he leído sobre comunicación. Te enseña a escuchar las necesidades de los demás y a pedir que también se satisfagan las tuyas de una forma que no sólo se entienda y se escuche, sino que no provoque represalias. El libro incluso habla de cómo no se trata de ganar o perder la discusión sino de que ambas partes obtengan lo que realmente quieren.

Crea una lista de gratitud para recordarte las cosas de la vida que debes apreciar

#9. Crea una lista de gratitud

En un artículo reciente, compartimos una mega lista de gratitud con más de 175 ideas de cosas por las que podrías estar agradecido. Cada persona tiene una experiencia diferente, por lo que su lista de gratitud será diferente a la de los demás. Pero incluso si alguien tiene algo que tú no tienes, es importante recordar que tú también tienes cosas que otras personas no tienen. Cuando tu vida se desmorona, es muy fácil mirar fijamente a la niebla y no ver nada que merezca la pena.

Pero esos son sólo tus pensamientos negativos que te dicen que no hay nada que agradecer. Por ejemplo, ahora mismo estás leyendo esto. Puedes ver o escuchar esto, puedes entenderlo, estás vivo. Eso son tres cosas ahí mismo y ni siquiera nos hemos conocido antes. ¿Sabías que la gente era completamente analfabeta hace dos mil años? No podían leer en absoluto. Tal vez has perdido algo que realmente querías y eso te ha puesto triste. Y está bien estar triste por perder cosas. Está bien estar ansioso, frustrado, confundido, asustado. Es totalmente normal. Pero aún no se ha acabado el juego. Todavía tienes muchas cosas a tu favor. Y esas cosas son las que puedes utilizar para ayudarte a recuperar tu vida.

#10. Vive el presente

Hay tres periodos de tiempo: el pasado, el presente y el futuro. Pero la mayoría de la gente nunca ha experimentado el momento presente. Repiten los recuerdos del pasado deseando y esperando poder volver atrás. Tienen pánico al futuro, se preocupan por lo que les pasará y se preguntan si estarán bien. ¿Pero sabes en qué momento estás a salvo? En el que está teniendo lugar ahora mismo. Ahora mismo, todo lo que estás haciendo es leer un artículo sobre qué hacer cuando tu vida se está desmoronando. Lo que me encanta de compartir este momento contigo es que has reconocido que las cosas no van bien y has pasado a la acción leyendo este post. Tienes mucha fuerza para hacer eso. Quieres pasar a la acción, eres un hacedor. Y los hacedores mejoran su situación y el mundo. Pero eso es literalmente tu vida ahora mismo.

Puede que estés llorando mientras lees esto o que estés asustado o triste. Eso está bien. Que las cosas se desmoronen no es realmente lo que la gente quiere en la vida. Pero algunos de los mejores momentos (en el futuro) vienen de cosas que se desmoronan en el presente. Una persona sabia dijo una vez, vale que era Ted Mosby de Cómo conocí a vuestra madre, dijo «A veces las cosas se desmoronan para dar paso a cosas mejores». Y hoy no sabemos cuáles serán esas cosas mejores. Pero es una aventura emocionante que se avecina. Así que no te machaques ahora mismo, construye en su lugar.

Conclusión

Cuando mi vida se desmorona, estas son algunas de las cosas que hago para recomponerlas. Puede que las cosas no te vayan bien ahora mismo y sé que este momento se siente doloroso. Sólo quieres hacer zoom en el futuro para saber si estarás bien. Y sabes que… lo estarás. Los malos momentos siempre pasan. Así que cuando finalmente tengas ese buen momento, asegúrate de apreciarlo. Siéntelo. Ámalo. Haz una foto instantánea en tu cabeza. Pronto estarás mejor. Pero mientras tanto, es importante que inviertas en tu curación. Que tengas la fuerza para recoger los pedazos y reconstruirte de nuevo. Si necesitas a alguien que te escuche, deja un comentario en el artículo de abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *